lunes, 11 de mayo de 2015

Apuko Long Trail 65 km 4.500 m+ (02-05-2015)

Ultimo test antes del primer objetivo de la temporada, Euskalraid 130 km.

Javi, me lo ha dejado claro, Apuko Long Trail es un "entrenamiento", no voy a llegar al 100%. No porque no esté en forma sino porque no estaré descansado, ya que hace justo una semana acabé la acumulación de volumen en la que en 4 días hice 160 km y 8.000 m+, así que con esta carrera perseguimos rematar la preparación para Euskalraid con un muy buen entreno de calidad.

A las 9 de la mañana se da la salida de esta carrera de 65 km con 4.500 m+ (proporción de casi 70 m por km, BRUTAL).

Primeros metros muy lentos por lo que tiro un poco del pelotón para ver quienes son los que tomamos la cabeza, mi mayor rival creo que será Iokin Garai y no fallo.

Se crea un cuarteto de cabeza formado por Mikel Etxeberria, Iokin Garai, otro corredor que no conozco y yo. Los primeros km me cuesta encontrarme a gusto, las pulsaciones las tengo altas y la humedad hace que el sudor gotee por la nariz desde inicio de carrera.

Hacemos cima del mítico Eretza y tiramos para abajo todavía observándonos los unos a los otros. 

Foto: Ángel Ugarte
Iokin coge la delantera y nos deja claro que si queremos ganarle tendrá que ser subiendo, nos saca unos metros, los justos como para perderle de vista por momentos en este descenso boscoso.

Mikel se ha quedado descolgado y el otro corredor me sigue de cerca, cuando de repente llegamos a la carretera, miro para la derecha y no le veo a Iokin, no veo marcas:

"Mierda nos hemos pasado" le comento al otro corredor. 

Damos media vuelta empezamos a subir y vemos como el resto de corredores también se han colado. Hacemos grupeta de unos 8 y nos percatamos como una valla que no debiera de estar abierta, lo estaba (unos 3 min perdidos).

Llegamos a Sodupe, km 11, 1 h 4 min, Toti y Angel me informan de que Iokin me saca 4 minutos. En el avituallamiento esta mi hermano Iñigo:

Foto: Ángel Ugarte
"Iokin se ha puesto compeed, tiene ampollas, ha salido hace 2 min 11 sg" me informa mientras relleno agua y justo justo de pasada cojo unos cacahuetes y membrillo.

A decir verdad no me pongo nervioso, yo sigo mi ritmo, 2 min no son nada en una carrera de 8 horas y pico así que sigo a lo mío.

De ahí tiramos para arriba, a media subida hay otro avituallamiento donde mi hermano me vuelve a confirmar las ampollas de Iokin y que esta a poco. 

En pocos km le alcanzo a ver, me motivo y poco a poco le voy recortando hasta alcanzarle, desde Sodupe ya estamos entremezclados con los de la ultra de 90 km y a veces se crea incertidumbre pero Iokin cada vez esta más cerca. Le alcanzo y me comenta que ha estrenado calcetines y sus consecuencias en un día de calor como hoy son una elegantes ampollas que más tarde le hacen retirarse. Una pena, animo Iokin te espera una bonita temporada.

Foto: Ángel Ugarte
Emocionado por encabezar la carrera, tiro para adelante, corono cima y una pequeña bajada. No se si fruto de un despiste al querer tomar un gel o si algo ya innato en mí, que ya me harta y me llega a  avergonzar, vuelvo a darme cuenta que no hay marcas, tiro para arriba de nuevo hasta recuperar el camino. La costumbre hace que ni me ponga nervioso, adelanto de nuevo a un corredor de la ultra que le pregunto por el primero de la de 65, me dice que esta a poco, aprieto y ahí esta Josu (joven, 20 años y bravo corredor, habrá que seguirle que este promete).

"Soy un desastre" le digo a Josu cuando le alcanzo.
"Que se siente al haber ido primero sin saberlo?" le pregunto de cachondeo

Josu se sorprende e intercambiamos una palabras durante unos minutos, nos animamos mutuamente y continua la carrera.

Llegamos a Zalla, km 34 de carrera, 3 h 55 min, ya ha llegado Eneritz y Maribel y ademas veo a unos cuantos corredores del equipo de Amurrio Trail. 4 palabras, relleno agua y poco más. No quiero parar mucho, quiero marcar diferencia con Josu y no quiero que me vea, le sacaré unos minutillos y la ausencia de referencia visual es importante.

Procuro comer y beber de seguido, hace mucha humedad y a mi no me suele afectar mucho en el sentido de que no la sufro, ni la humedad ni el calor pero si me influye ya que me suelo deshidratar, así que me centro en beber. 

Foto: Ángel Ugarte
Poco a poco voy cogiendo más corredores de la ultra, acabo de alcanzar al que va en 5º lugar, esto me motiva y me hace apretar más para intentar dar caza a más corredores de la ultra.

Los km van pasando y a decir verdad las sensaciones son buenas, cuando de repente miro para atrás y me parece ver a Josu a lo lejos de rojo "mierda, pienso para mis adentros, si lo tengo ahí mismo", joder con los putos jóvenes, no entienden que ellos tienen chispa y se les daría mejor las carreras más cortas? ;-)

Llego a Güeñes, km 46, 5 h 24 de carrera:

"Joder, lo tengo ahí" le digo a Eneritz mientras repongo. Poco más hablo ya que estoy obsesionado y no quiero parar.

Mi hermano me espera más adelante:

"No me lo quito de encima, no me entra en la cabeza, joder estoy apretando y este cabron no se despega" le digo.
"Donde esta?" me pregunta.
"Joder, mirale, viene ahí" le contesto mientas miro para atrás señalando a un corredor de rojo.

Me deja marchar y al de unos metros:

"No es él" me grita.
"Seguro?" le pregunto.
"Si, es de la maraton" me aclara.
"Hazme perdida cuando pase por aquí" le pido.

Foto: Amaia Larruzea
Bua, que respiro, me tranquilizo, como, bebo y me relajo un poco. Pasan los minutos y oigo la llamada perdida, miro el reloj y más de 7 minutos uff !!!, tranquilidad.

Después de unos minutos de relax, me motivo mirando para adelante y pensando en dar a caza a los de la ultra.

Los kilometros pasan, la humedad aprieta y la camiseta humeda es una constante. A estas alturas de carrera es cuando te tienes que obligar a comer y beber porque las horas, el esfuerzo, el calor, la humedad y  la continua ingesta de geles, barritas... hacen que se te cierre el estomago.

Sigo adelantando a corredores de la maratón pero este ascenso se me esta haciendo eterno y noto como mi ritmo de carrera ha disminuido, no voy cómodo, me cuesta subir, adelanto a corredores de la maratón pero muy lentamente incluso paso a Pedro Etxeberria que va 4º de la Ultra, las sensaciones no son buenas, he bajado mucho el pistón, estoy deseoso de hacer cima para ver si en el descenso recupero. Cuando parece que se acaba el ascenso todavia queda más, me encuentro con Imanol (Amurrio Trail) y Samu (ultrero muy ultra) me animan, les digo que creo que el segundo viene ahí detras, Samu no me deja que mire para atras, me anima y hace que incremente la velocidad en el inicio del descenso.

Mi situación no es nada positiva, mi ritmo es lento, muscularmente no tengo ningún problema pero estoy con falta de chispa, bajando me dejo caer pero lo único que me alivia es que por más que mire para atrás en tramos en los que tengo visibilidad no percibo rastro de Josu. Me da la sensación de que a mi no ha sido al único que ha venido a darle el del mazo ya que no veo normal que no me alcance.

Km 59 empezamos el ascenso, 7 horas y media de carrera, me ayudo de los palos pero las fuerzas flojean, mi ritmo es ridículo, sé que no me queda mucho hasta donde estarán por última vez los míos pero se me esta haciendo eterno, me parece increíble que me este costando tanto llegar a la última y mítica pala del Apuko. Cada curva que doy creo que ya no quedan más, cada vez que levanto la cabeza es con la esperanza de salir de este bosque húmedo que se esta convirtiendo en un infierno.

Foto: Ángel Ugarte

Por fin, creo ver a mi hermano sentado entre la vegetación viendo como asciende lentamente los corredores de la maratón a los cuales soy incapaz de alcanzar. Me paro, le levanto los brazos, no quiero ni gritar para no gastar fuerzas. Me ve, le hago aspavientos para que baje. Baja como un tiro:

"Venga que vas primero, Txapel" me anima. 
"Iñigo, no es cuestión de primero, es que no tengo fuerza, igual no llego a meta" le comento.
"Ademas tienen que estar ya ahí" le informo ya que me ha parecido oír una voces. 

Me obliga a beber y a comer un gel, me quedan 4 km, me hace preguntas, pero yo no le contesto, solo le digo:

Foto: Ángel Ugarte
"No sé que me pasa, esto no me había pasado nunca, no tengo fuerza" con apenas fuerzas ni para hablar es lo único que le digo.

Justo antes de empezar la ultima pala de Apuko me pasa Josu y le digo:
"Animo Josu, todo tuyo"
"Todo mío no, me va a ganar Garde" señalando a otro corredor que va a su lado y que ni me había dado cuenta si era de nuestra carrera o de otra ya que no se le veía el dorsal.

Llego a la altura de Angel, avanzo un poco y me paro, me siento, me hecho las manos a cabeza buscando explicación. Me mira Josu y me grita "venga Gaizka, ostia, levanta" mientras continua el ascenso a la par de Garde disputando la primera plaza.


Foto: Ángel Ugarte
Pasan unos segundo y me levanto y comienzo a andar sin pensar en el puesto solo pensando en acabar. Miro para arriba y hay un corredor de la maratón sentado en mitad de la cuesta con calambres, cansancio o un sin fin de males que me dice:

"Entre los dos no hacemos uno" desde el suelo ironiza.
"Pues como tu no hagas 3/4, porque yo no hago más de 1/4" le contesto en la misma linea.

Yo me veo a mi mismo como un ochomilista que esta ascendiendo a
cima con pasos pequeños y lentos, pero es lo que doy de si. A mitad de cuesta me vuelvo a sentar, el ritual
Foto: Ángel Ugarte
es el mismo pero no consigo ningún beneficio así que decido tirar hasta cima "al pasito" como dirían en Sudamérica.

Hago cima, arriba me animan:

"Venga Barañano que ya es todo bajada".
"Me da igual, lo voy a hacer todo andando" le aclaro por si acaso.

Dicho y hecho, por momento cuesta abajo intento correr pero tengo molestias en la cintura en la parte derecha, lo que más tarde me entero que creo que es el riñón. Paro a mear cuatro gotas mal echadas, el color de la orina no es de lo más habitual fruto de la deshidratación. Poco a poco van pasando estos 3 km y poco de descenso.

Añadir leyenda
Salgo del bosque, empiezan los aplausos, Depa (speaker y guru de este deporte) se percata de mi llegada, los ánimos hacen que inicie un leve trote, más por agradecimiento que por otra cosa. Mi mirada baja, mi rostro pálido, mi ritmo apagado hacen indicar que algo no marcha bien. El oír mi nombre, mi apellido, mi apodo hacen que levante la vista mirando a toda la gente que esta en lo alto de la barandilla pero mis ojos húmedos bajan la mirada para ocultar la emoción por los ánimos de la gente de Apuko, de la gente de Amurrio Trail, de los míos, de tod@s l@s presente. Llego a la altura de mi hermano que más preocupado que alegre estaba a punto de ir en mi búsqueda conocedor de mi situación, le veo a Eneritz, le abrazo, un beso, no sé ni lo que le digo. Nadie me mira apenado por haber perdido el primer y segundo puesto sino preocupado por mi situación. Últimos metros, leve saludo a Depa que oigo
como dice que cuando un corredor llega a meta andando es que lo ha dejado todo o algo así. Y por fin
Foto: Ángel Ugarte
meta, trecer lugar, 8 h 59 min.

No quería-podía hablar con nadie, simplemente quería recuperarme, estar tranquilo, sin hablar. Pero me costo, me costo mucho recuperar. Pido disculpas a tod@s aquell@s que vinisteis a donde mi para hablarme... y no os hice caso pero no me encontraba bien.

Por resumir y no entrar en detalles, decir que a pesar de mi aparente mal estado exterior debido a un esfuerzo extremo y a la deshidratación, por dentro la cosa debía de estar peor incluso. Finalmente acabe en el hospital, ingresando en la UCI ya que mis riñones habían sufrido el abuso del esfuerzo y la deshidratación en un día tan húmedo como el del sábado.

Mucho que pensar, mucho que aprender, mucho que reflexionar. 3 días después, el martes me dieron el
Foto: Ángel Ugarte
alta.
Podría decir que menuda putada que se me ha trastocado la temporada, que el reposo recomendado por los medicos me hace cambiar los objetivos... pero creo que tengo que dar gracias que fui al hospital y que me pillaron a tiempo ya que de lo contrario las consecuencias hubieses sido más graves.

Una vez más, eskerrik asko a la hinchada Iñigo, Angel, Eneritz, Maribel, Maite y los geme, a los de Amurrio Trail y como no a la gente de Apuko que hace que esta carrera sea posible. Por mi experiencia, por mis vivencias, por mis victorias y por vuestro cariño, para mi APUKO IS DIFFERENT !!! 

6 comentarios:

Patrice Loco dijo...

Jode Gaizka, menudo susto, no?
La crónica me ha gustado mucho, hace tanto que no podíamos disfrutar de tus vivencias de carrera......
Ahora toca recuperarse bien y aprender de los errores.
Nos vemos.

Anónimo dijo...

Animo Gaizka. Eres un muy muy grande!!!

Anónimo dijo...

Animatzen zaitut kronikak euskaraz idaztera, mesede handia egingo zenioke hizkuntzari. Aupa zu!

Frogpeacemaker dijo...

Lo primero, como en la carrera, lo bueno... Qué original estrategia, Txapel: corres la Long, pero te vas peleando también con los de las otras dos pruebas. ¡¡¡PERO ESTO QUÉ ES!!!, que gritaría Matías Prats, Jr. Yo pienso que "esto" es un corredor muy sólido, muy maduro (pero que se sigue extraviando) y que mostró bastante superioridad durante toda la prueba... hasta que las condiciones y sus circunstancias (me remito al inicio de la crónica le hicieron decir "basta"). El día era criminal, con un bochorno asquerosillo y una humedad infernal (en Güeñes me quedé sentado en un banco bajo el sirimiri, porque aplaudiendo a los que pasabais SE SUDABA); y la carrerita es lo que es, un recorrido diseñado por una mente malvada. La combinación, si encima añadimos entrenos previos con mucha carga, es peligrosa. Riesgo de petada. Pero hay petadas y petadas. Yo si peto no llego tercero, a lo sumo antepenúltimo. La mayoría de los que se sientan no se levantan, al menos no para seguir corriendo. En los avituallamientos donde estuve te vi pasar muy entero y sobre todo muy decidido, los otros llevaban peor pinta aunque no los llevabas muy lejos. En todo momento creí que te llevabas el gato al agua, hasta que en la contrameta apareció Garde como primero del Long. Luego Josu y su sombrero de paja (muy encomiable su actuación, ya que en Güeñes paró a tratarse algo en el pie, presumiblemente ampollas, y luego iba todo cojo por la zona de meta). Y finalmente el titular de este blog. No es mi intención contradecir a Depa, pero en mi opinión el hecho significativo de tu bajón no era que terminases caminando (que también, evidentemente, es un indicio de fundido a negro), sino el detalle de que llegases con el cortavientos o chubasquero puesto, ¡¡¡con la calorina que hacía!!!

En fin, salvo por las malas sensaciones que tuviste que experimentar, ojalá todos los malos días se salden con un tercer escalón del podio, ¿eh?

Personalmente lo firmaría a ciegas, pero como seguidor del blog intuyo que tú no. No me cabe duda de que la temporada va a resultar muy interesante.

En fin, aplausos una vez más.

También mi reconocimiento desde aquí a Xabi Zarranz y su impresionante resolución/ejecución del Extreme.

Y otro saludo a uno de los habituales, Patrice Loco, que recientemente hizo historia (ya que no lo va a decir él, lo suelto yo) debido a su inclusión en la primera Selección Navarra de Carreras de Montaña (en la que también estaba X.Z.). ¡Enhorabuena!

Aplausos a tutiplén (a ver si voy a deshidratarme por dar palmas).

Gaizka Barañano (Txapel) dijo...

Patrice Loco, la verdad que estoy en deuda con vosotros ya que no hice cronica ni de ehunmilak 2014 ni de la Ultra des Font de este año en marzo pero es que lleva su tiempo..., vas con la seleccion Navarra a GTP o fuiste al Cto España en linea?

Anonimo, gustatuko litzaidake euskaraz egitea baina nire euskara oraindik ez da oso ona zoritxarrez.

Frogpeacemaker, me parto, como se te va la pinza. A ver si otra vez podemos cahrlar ;-)

Patrice Loco dijo...

Estuve en Alhaurín el grande, en el Trail Cara los Tajos. Bonita carrera, muy técnica, menos mal que nos llevamos nuestro clima, txirimiri y viento, en algún tramo hasta pase frío :)