martes, 21 de mayo de 2013

Euska Trail 2 x 50 km (Baigorri)

Texto escrito por mi, en negro
Texto escrito por Txus en violeta, lila, morado o semejante

Zegama 16 de mayo de 2010
Todo empezó un 16 de mayo de 2010 después de la Maraton Zegama Aizkorri cuando ni corto ni perezoso me atreví a mostrarle a Txus Romon mi admiración por sus proezas.

3 años después, no solo he tenido la suerte de compartir carrera con él, sino que voy a participar con Txus en una carrera por parejas y por etapas (viernes 50 km - 2.500 m+ aprox. y sábado más de lo mismo), Euskal Trail (Euskal Raid Association).

En esta ocasión, la carrera no iba a ser solo eso, una carrera, sino que iba a ser una aventura, una experiencia nueva, incluso una aventura. Correr en parejas, realizar una carrera por etapas, todo ello acompañado del de Muskiz.

No han sido pocas las veces en los entrenamientos que he apretado los dientes más de lo habitual con el único objetivo de estar a la altura en esta carrera.

El marrón empezó para mi en febrero cuando recibí la llamada de Txapel para suplir a Zigor que se marchaba a la Transgalacticavulcania. Conocía la carrera desde que en el 2006  participé con el maestro, el otro Gaizka, con un buenísimo 3º puesto. En mayo no suelo tener el cuerpo muy a tono y sabiendo que mi compañero venía de ganar Apuko Extreme, pese a la ilusión, el miedo a no ser capaz de dar la talla me estaba provocando serios problemas de sueño.
 
Primera etapa:

Amurrio Trail Taldea
Llega el día de la carrera, viernes, después de levantarnos a las 4.25 am para desayunar, coger el autobús de la organización para ir a la salida (Urepel) y charlar con otros corredores del pelotón, se da inicio a las 7 am a la primera de las dos etapas de la Euskaltrail.

Primeros metros de la carrera de observación para ver cómo anda el percal, más aun cuando no conocemos a grueso del pelotón, ya que en su gran mayoría son de iparralde o Francia. Txus ni corto ni perezoso coge la iniciativa de la carrera y estira el pelotón imponiendo un ritmo que obviamente me veo obligado a seguir y que no son muchos los que se animan a mantener. Miramos para atrás y únicamente chupa rueda una pareja de franceses, por detrás a unos cuantos metros se encuentran Imanol Aleson-Unai Bengoa y Luis Lasa-Iker Zurutuza.

Txus mira para atrás y me pregunta:
Que tal Txapel?
Bien, le contesto (que le voy a decir, no te jode. Si le digo que va como un tiro, ya va a pensar, menuda...)

Desde hace años, unos cuantos ya, aplico la táctica de "a tomar por el saco", que consiste básicamente en dejarse de ostias y correr como si conmigo no fuese la cosa, el que pueda que siga y el que quiera pasar que pase si puede; en este caso bastaba con que me siguiese Txapel y por supuesto allí estaba, como una lapa.
 
Perfil de la 1ª etapa
Los 9 primeros km son de ascenso para subir 900 metros de desnivel, la pareja francesa coge el liderato de la carrera y tiran para adelante en este duro inicio de carrera. Se distancian y desaparecen entre la niebla que nos acompaña desde los primeros km de carrera.

Una vez hacemos cima ya no solo la niebla nos dificulta la carrera sino que el frio (rondaran los 0 grados) y el viento hace que el correr se complique.

Los km avanzan, después de los 10 primeros de ascenso tenemos un constante sube y baja por bosques, senderos y caminos muy entretenidos y bonitos.
A decir verdad estoy disfrutando muchísimo, el recorrido y el paisaje es de lo mejorcito que he visto, esta zona es preciosa. Las sensaciones también son positivas, me encuentro muy cómodo a pesar del frio y estoy gozandola.
El frio le ha pasado un poco factura a Txus, hasta el extremo de que en un avituallamiento le tengo que abrir el camel back porque no siente los dedos de las manos.

Putisimas, moradas como las letras que escribo. Hasta que Gaizka me ordena abrigarme.
De jodido que voy entre el km15 y el km25 me cuesta un huevo seguirle y me martirizo pensando que le estoy estropeando la carrera porque a el se le ve fino pero mis piernas no van. Intento concentrarme en avanzar solo avanzar hasta que consigo que la belleza del paisaje me distraiga y poco a poco el cuerpo empieza a reaccionar.
 
Mantenemos la posición, vamos segundos y creo que ni Txus ni yo, estamos pensando lo que sucede por delante y por detrás, en ningún momento nos preguntamos como irán los franceses o como vendrán los gipuzkoanos por detrás, ni pedimos referencias en los avituallamientos. Vamos a buen ritmo y estamos disfrutando de la experiencia, por lo menos esas son mis sensaciones. De hecho, si en algún momento se me pasa por la cabeza la situación de carrera, no me obsesiono por dar caza a los líderes de carrera.

Nos estamos acercando al km 30, punto clave de carrera, donde a más de uno se le va a atragantar el desnivel. Allí nos enfrentamos de nuevo en unos 8-9 km a otros 900m positivos, tela!!!
Según vamos bajando, la temperatura aumenta y la niebla desaparece. A sabiendas de lo que se nos presenta aprovecho para hidratarme y alimentarme bien para iniciar con fuerza esta segunda parte de carrera.

En el km30 un muro brutal, de bastones para Txapel y riñón para mi me devuelve el calor (sufrir si produce sudor es maravilloso) y la visión de una ardilla roja me anima; entrenando en casa cada vez que veo un animal salvaje correr me contagio de su vitalida. Cualquier dia transmutaré en un espíritu libre de ataduras físicas. Hasta entonces seguiré arrastrandome por la tierra y Txapel seguirá ahí, pegado a mi espalda.
 
Ya vemos el avituallamiento a los lejos, cuando de repente:
"Están allí" me dice Txus.
"No jodas, donde?" le contesto sorprendido y alertado a la vez.
"Allí, subiendo" me precisa.

De repente nos convertimos en depredadores; la visión de los corredores que nos preceden es como la gota de sangre que cae al mar y es detectada por el tiburón. Me emociono porque una hora antes pensaba que le estaba fallando a Gaizka y sin embargo volvemos a tener posibilidades. Se activan un montón de mecanismos subconscientes dirigidos a la caza, mil tácticas ocultas que se adueñan de nuestro funcionamiento cerebral. Estamos compitiendo.
Llegamos al avituallamiento un tanto nervioso por la situación inesperada, por lo menos por mi parte. Recargamos agua, comemos plátano (potasio, bueno para prevenir calambres), naranja y un poco chocolate, más por gula que por otra cosa y tiramos para adelante.

"Txapel, lasai eh!!!, que queda mucho y mañana quedan otros 50" me recomienda Txus.

Frio en las cimas de la primera etapa
Lo más conveniente es que en estos momentos de carrera la experiencia coja la iniciativa, así que Txus marca el ritmo del ascenso, de continuo me pregunta a ver qué tal, y mi contestación es positiva. Creo que los dos sabemos que tenemos que ir poco a poco tranquilos, que queda mucha carrera... pero a los dos se nos ha activado algo, un chip por lo que aceleramos el ritmo.

Yo llevo palos durante toda la carrera y esto me ayuda a seguir el duro ritmo de ascenso que marca Txus y me concentro en beneficiarme al máximo de la herramienta de que dispongo.

Ya no les perdemos de vista a los "gabachos" (sin querer ofender), de seguido queremos marcar referencias, un simple árbol nos sirve para marcar un "lap" en el reloj, tomamos referencias:

"Txus, 2 min 11 seg nos sacan" le informo.

Uno de ellos parece aflojar, constantemente pierde metros con respecto a su pareja, va haciendo la goma.

Llegamos al avituallamiento y último repecho de ascenso. Les tenemos a tiro de japo como se suele decir, alternamos el correr con el andar hasta justo antes de hacer cima. Txus les adelanta, justo cuando estaba pasando yo al segundo francés, Txus iniciaba el descenso unos metros por delante y me grita:

"Txapel, nos la jugamos???" mientras adelanto al segundo francés.
Antes de pronunciar la "i" de "si", Txus ya se ha lanzado como loco para abajo.

Estamos en el km 42 y pico, nos quedan 8 de bajada con una primera parte tremendamente empinado donde Txus se defiende como pez en el agua y en mi caso se podría decir que es uno de mis talones de Aquiles.

Txus mira para atrás para ver si hemos marcado distancia, yo quiero hacer lo mismo pero prefiero concentrarme en el descenso para no perder ni un segundo.

Levanto la cabeza para ver a Txus que me ha sacado unos metros, este tío está loco, se le habrá olvidado que esto es una carrera por parejas?. 

Me motivo en recortar distancias no solo para distanciarnos de los franceses sino para aprender de los grandes.

"Les hemos sacado distancia?" le grito a Txus.
 "Si" me contesta.

Son muchos años de ver ciclismo, a mi idolo de juventud  Miguel Indurain, rodando como una apisonadora y rematando cuando surgía la oportunidad ¿si venimos desde atrás y mas rápido que ellos porque vamos a parar? Cuesta abajo tambien vale, como hacía Miguel. Nos la jugamos Txapel.
 
Por momentos pienso en levantar el pie del acelerador pensando en mis cuádriceps del día siguiente pero la ocasión no lo permite, "carpe diem!!!" y aprieto al máximo para que nos pierdan de vista si es posible.

La pendiente disminuye y en este terreno me encuentro más cómodo. La emoción, ilusión y ambición hace que marquemos un ritmo brutal. Nos quedan pocos km y queremos sacar el máximo de renta para que  mañana sean ellos los que tengan que salir con la presión de tener que recuperar el tiempo perdido.

Seguimos descendiendo por un sendero con piedras a tope, nos intenta seguir el patrol de la organización que a veces creo que pasa apuros para seguirnos (hay que tener en cuenta que un patrol por un sendero con piedras surcos, curvas de herradura... da lo que da).

La sensación es de volar, el ritmo es muy alto, les tenemos que estar sacando tiempo seguro.

"2.55!!!" me grita Txus.
"2.55, que?" desconociendo que me quería decir con eso.
"La velocidad, cabron!!!" me responde de inmediato.
Buff, 2 minutos 55 segundos el kilómetros después de casi 50 km (hay que precisar que es cuesta abajo y en un momento puntual). Nunca, nunca, nunca había visto ese ritmo en mi reloj.


Este Gaizka me va a matar, se nota que rueda mucho porque en los tramos corredores me saca las bielas pero he sido yo el que ha despertado a la bestia y ahora le tengo que seguir. Pienso que todo lo que saquemos hoy sera poco para mañana pero tambien cuenta ganar la etapa y curiosamente no dejo de pensar en los que puedan venir por detrás...

Los últimos dos km no podemos mantener el ritmo e incluso con la emoción nos despintamos y perdemos las marcas por breves momentos.
Por fin, después de más de 50 km llegamos a Baigorri Txus y yo en primera posición con unas buenísimas sensaciones, lo hemos dado todo en esta parte final.

Alegria. Hemos ganado la etapa y lo más importante es que estamos enteros. Miro mi Suunto y marca 49.8km y +/-6100m en 5h 11". Vaya soba. Los franceses, Pierre y Raphael, llegan a 4' pasados y bastante fatigados. Luis e Iker llegan a 18' y Unai e Imanol a 22'. No me fio de estos aguerridos giputxis, son gente peligrosa, aunque la renta es buena.
Recuperación
Recuperación
Muy contestos, comemos, bebemos, ducha, masaje, charleta con otros corredores… Vuelta al hotel, metemos las piernas en el agua fría de la piscina, repito masaje, esta vez de Txus, más hidratos de carbono... paseo por Donibane Garazi, cena y a dormir que mañana repetimos.

Saint Jean Pie de Port, Donibane Garazi, entrada del camino de Santiago, es muy bonito y entre nosotros dos está empezando a surgir algo...
 
Segunda etapa:

Sábado, 7 de la mañana, los previos han sido iguales que los del primer día, ah no, Txus por lo visto se vio sobrado de tiempo y en vez de a las 4.25 am, ha puesto el despertador a las 4.26 am, madre mía como estamos.

¡UN MINUTO ES UN MINUTO!

Salida de la segunda etapa, buff, los "gabachos" (ayer les sacamos 4 min 20 seg) salen como auténticos posesos. Por momentos dudo de que se piensen que estamos en las carrera de 2x25 (hay una modalidad en la que en vez de 2 etapas de 50 km, son 2 de 25).

La experiencia, la madre de la ciencia:
"Tranquilo Gaizka, si van a ese ritmo ganan fijo, porque nosotros no podemos seguirles" me advierte Txus.

Más claro el agua Txapel. Si tu adversario corre a ritmos inasumibles para ti te gana fijo pero teniendo en cuenta que el día anterior han terminado por detrás y bastante castigados y que el futuro te depara una etapa con 300m más de desnivel las matemáticas puede que tomen sentido y que lo que estés viendo sea pura pirotecnia. En mi opinión están equivocando la estrategia con un ataque tan tempranero pero entiendo que es lo que el corazón les está pidiendo.

No recuerdo nunca haber salido a ese ritmo, pero claro hay que defender en mayor o en menor medida el mallot amarillo. Se adelantan en unos 30 metros, por detrás la distancia es mayor. Las palabras de Txus me tranquilizan y más que nunca dejo a Txus que gestione la situación.

Pasan los metros y poco a poco vamos recortando distancia hasta alcanzarles. Chupamos rueda y aguantamos el ritmo.

"Txapel, así vamos bien, no les adelantamos, eh!!!" me indica Txus en el km 3,5 exactamente.
"Si, si" le respondo aliviado por su estrategia.

No pasan ni 300 metros y en el km 3,8 Txus les adelanta y se desmarca. Madre mía pero los vascos no éramos gente de palabra???

"Es que le he visto al joven que flojeaba" se justificaba Txus
Madre mía!!!, bueno cogemos la iniciativa y poco a poco nos desmarcamos. Parece ser que la pareja francesa ha salido a arriesgar, a jugársela y de momento su estrategia les ha salido rana.

En el preciso instante que le comento a Gaizka mis ideas conservadoras me parece que en este terreno Pierre flojea así que aplico el "A tomar por el saco" y tiro a  nuestro ritmo. Somos primeros, el paisaje es precioso y la compañía muy buena ¿no? Adelante.
  
Perfil 2ª etapa
Al igual que ayer, la carrera es de 50 km y se puede dividir en 2, una parte hasta el 25 en la que en estos primeros 9 km tenemos que superar un desnivel de 1000 m + y luego será un sube y baja hasta el 25 donde nos enfrentaremos a otros 500 m + de ascenso que con toda la tralla que llevaremos en las piernas se hará duro.

Parece que nos distanciamos y les perdemos de vista, la situación parece estar a nuestro favor. De todas formas hay que mantenerse alerta ya que una caída, un bajón, una molestia o una pájara pueden tirar abajo todo el trabajo realizado.

Poco a poco avanzamos en el ascenso, con un ritmo alegre que me marca Txus, me ayudo de los bastones que hacen que pueda seguir el ritmo del de Muskiz.

Las condiciones climatológicas son bastante más agradables que la de ayer y una vez arriba no tenemos que hacer uso de ninguna prenda de abrigo para protegernos del frio.

Por momentos se notan los excesos de ayer en los descensos y los inicios de las bajadas sobretodo mis cuádriceps me piden sopitas.

El constante disfrute que nos aporta el correr por estos parajes tan bellos y entretenidos hace que pasen los km y que por momentos desconectemos que estamos disputando una carrera. El ritmo es bueno y poco a poco nos acercamos al km 25, lo que sería el inicio de la segunda parte de la carrera.

Corremos más o menos relajados por un terreno más incomodo que el del día anterior, más quebrado y más técnico. Tomo una referencia y son más de 4´ de renta los que tenemos cuando está por llegar lo que más nos va, perfil duro y rompedor. Se me ocurre comer un gel y entonces provoco una situación desagradable

Según estamos ascendiendo uno de los montes, un despiste de ambos al distraernos al sacar un gel de la mochila hace que en el ascenso nos desviemos y perdamos las marcas de vista, lo que hace que los nervios afloren y la tensión sea palpable (el perderme como sabéis, es algo habitual en mi así que casi, casi, lo asumo como algo obligatorio). Juramentos aparte, descendemos parte de lo ascendido para en pocos metros rectificar y volver al recorrido de carrera.

Con el gancho
"Caguen la puta, habremos perdido unos dos minutos" me dice Txus mientras aprieta el ritmo.
"Trakil, no pasa nada no les veo por detrás” le contesto, así que no nos van a ver, aspecto que les motivaría a nuestros perseguidores.

¡No! Sinceramente es Gaizka quien calma los ánimos. Recuperamos las marcas y mientras yo me descentro el parece aguijoneado y me empieza a hacer sufrir sin el saberlo con un ritmo mas rápido. Pero es terreno bueno para avanzar y merece la pena apretar los dientes.

Al igual que a lo largo de casi toda la etapa de hoy, Txus coge la iniciativa y marca el ritmo, yo no voy tan bien como ayer y para este fuerte inicio de la segunda parte de la etapa como y bebo lo que corresponde.

Pasamos el avituallamiento cuando de repente miro para abajo y veo a un corredor de blanco llegando al avituallamiento.
"¿Quien es ese?" le pregunto a Txus sorprendido, ya que ninguno de los franceses iba de blanco.
"Parece Aleson" me contesta, confirmando mis sospechas. Su pareja, Unai Bengoa va unos metros por detrás.

Yo no me percaté pero Imanol Aleson nos debió de levantar la mano, saludándonos, casi casi como diciendo "tranquilos que somos nosotros".

Se empiezan a confirmar las sospechas del inicio de etapa; los segundos están pagando su osadía y les va a costar defender el pódium por su exceso de generosidad. Quedan 20km y las dos parejas que vienen detrás, Imanol-Unai y Luis-Iker son muy fuertes en esta distancia. Nosotros por supuesto queremos ganar esta etapa también

Echamos cálculos de que les sacaremos alrededor de unos 4 min. Aun no peligrando mucho la general, ya que el primer día les sacamos a Imanol y Unai unos 18 min, nuestros cuerpos se activan y aceleramos el ritmo. Claramente queremos ganar también esta segunda etapa.

A diferencia del día anterior, en la que a partir del km 30 se me pasó volando, hoy todo se hace más largo, los km no pasan y las piernas pesan cada vez más. Los km pasan poco a poco y ya llega el 35.

A lo lejos se oye gente, bullicio, se ve el avituallamiento, según nos vamos acercando oigo a lo lejos “Txapel, venga Txapel” la voz la identifico rápido, es Ángel, según nos vamos acercando los ánimos del publico aumenta, los pelos se ponen de punta, avituallamos y tiramos para adelante.

¡Por fin un grupo grande de público! El aplauso es el mejor de los alimentos energéticos y nos recuerda que estamos metidos en una carrera, cosa que casi se nos olvida como consecuencia del inigualable decorado; uno de los trazados más bonitos por los que he corrido y me prometo volver con mi familia para disfrutarlo de otra manera más relajada.
Voy a esperar a los 10 últimos para tomar el ultimo gel, pienso para mis adentros. Veo que los km no pasan lo rápido que a mí me gustaría así que no espero a los 10 últimos para cargar energía, ya que no quiero arriesgar.

Txus se le ve más suelto que yo, la carrera de hoy se me está haciendo dura, voy de seguido con el gancho y mi correr no es de lo más elegante.

Últimos 10, “ya está hecho”, pienso para mis adentros, ya es muy difícil que se nos escape de las manos la victoria, pero ya no corro por ganar sino por llegar.
El cansancio, el desgaste y la falta de concentración hacen que a falta de 8 km mientras vamos por un estrecho sendero, cataplof!!!, tortazo:

Ah!!!!! grito desde el suelo, agarrándome la rodilla.
"Estas bien?" me pregunta Txus mientras mira para atrás.
"Si" le contesto mientras me levanto rápidamente cojeando por el fuerte golpe de mi articulación contra una piedra.
Cojeo, el dolor es brutal, sé que es simplemente eso, un golpe, no ha sido torcedura ni nada, así que creo y espero que después de unos minutos se me pase.

Vamos maduritos como la fruta en verano y el sendero se agarra; la pendiente es mínima pero la falta de fuerza no nos permite correr y avanzamos a zancadas entre piedras y cantos. Por este lugar podríamos transitar trotando pero después de tantos kilómetros la sensación es de impotencia y lo más seguro es descontar metros caminando ligero. Txapel se ha metido un buen viaje y vista su cara de dolor prefiero no darle importancia y de paso apurar unos minutillos para recuperarme yo mismo. ¡Menos mal que se ha caído el!
 
El fuerte dolor, el cansancio y la debilidad, hace que me dé un pequeño mareo y ganas de vomitar mientras sigo cojeando a duras penas. Afortunadamente estas sensaciones duran apenas un par de minutos y el dolor aminoran.

“Venga Gaizka!!!, 7-8 km y meta, no hay dolor, vas primero en una carrera, ya todo es cuesta abajo, tu puedes con esto y más”, todo esto son los pensamientos que me obligo a que pasen por mi mente.

La cosa mejora, cada vez me encuentro mejor, mi ritmo acelera, incluso mejor que antes de la caída, cojo la iniciativa, acelero el ritmo, poco a poco pasan los km, vega vamos, vamos...

Comienza mi calvario de nuevo. Cada vez que hay que correr rápido el chiquitín de Amurrio se pone delante y me pone el cuentakilómetros por debajo de 3´30. No protesto porque tengo tantas ganas de llegar como mi compañero pero creo que debería recuperar los rodajes rápidos para mis entrenamientos.
 
El reloj marca km 48, llegamos al avituallamiento:
¿Cuanto queda? pregunto ansioso.
"Unos 4-5 km" nos contestan.
"Qué???" no puede ser.

Meta
Continúanos ansiosos por llegar a meta, un patrol de la organización nos informa que les sacamos 6 minutos a los segundos, por lo que decidimos tomárnoslo con más tranquilidad.

Un respiro. Txapel se relaja con la renta que tenemos y empezamos a disfrutarlo. Es difícil ganar una carrera (hasta la de tu pueblo, cosa que yo al menos todavía no he conseguido) y estamos a punto de hacerlo. ¡Que equipazo! ¡Leña!
 
Poco a poco, pasan estos últimos km, parece que ya esta, nos vestimos de gala (saco la txapela), uno de los organizadores de la carrera nos informa que ya está. Txus le pregunta de nuevo para asegurarnos, nos lo confirma. Asfalto, ya lo tenemos, cruzamos un puente que ya está vallado, nos aplaude la mujer de Aleson, últimos metros, disfrute, alegría, felicidad, satisfación y después de 4 horas 55 minutos meta.

Pódium de la general de las dos etapas:

1º Txus Romon - Gaizka Barañano: 11 horas 7 min
2º Iker Zurutuza – Luis Lasa: 11 horas 36 min
3º Imanol Aleson – Unai Bengoa: 11 horas 37 min
4º Raphael Grisel – Pierre Bustingorry: 11 horas 38 min

2º, 3º y 4º en un minuto respectivamente, bonita pugna por el pódium. Felicitar a Iker, Luis, Imanol y Unai, vaya carreron por conseguir el pódium, Zorionak!!!

Pódium

Esta carrera me ha dejado huella, habrá sido de las carreras más bonitas que he corrido, de las carreras mejor organizadas, de las carreras que más he aprendido, de las carreras que más he disfrutado y de las carreras que más secuelas físicas me ha dejado. Muy, muy, muy contento por el resultado, la experiencia y la compañía, eskerrik asko Txus.

¡Por fin Txapel! Por fin la tengo en casa. En Euskadi es costumbre darle al ganador una chapela, TXAPELDUNA, y yo todavía no tenía ninguna en casa. El último mes he pasado nervios, miedo incluso y en carrera he tenido que sufrir para conseguirlo pero ha merecido la pena. Lo mejor es que la relación sentimental ha funcionado a la perfección, en la salud y en la enfermedad, en la tristeza y en la alegría, cuesta arriba y cuesta abajo Pese a utilizar calzado de diferente marca. Mila esker Txapel por motivarme, mila esker.
 
Próxima estación 26 de mayo: Maratón Zegama Aizkorri (si recupero ;-)
Txus, Ángel y yo justo después de meta
Txapela buruan ta ibili munduan
Imanol Aleson, Unai Bengoa, Txus, yo, Luis Lasa e Iker Zurutuza

Noticias en otras webs y blogs:


7 comentarios:

Anónimo dijo...

Cronicón!!!como he disfrutado leyendo. ZORIONAK pareja!!

@Frogpeacemaker dijo...

Brutal, inolvidable. Para mí, una de las mejores entradas del blog a lo largo de toda su historia. Contar con una firma invitada ayuda lo suyo, pero lo cierto es que hay que descubrirse ante la originalidad y la frescura del texto. Me debato entre la sincera admiración y un descojono más sincero aún. Son unos cracks pateando, pero también son los Pimpinela del ultratrail. Espectacular. Impresionante. Muy bien, chavales, muy bien, sois grandes. A seguir así los dos, juntos y por separado. Un gran aplauso.

Anónimo dijo...

¡¡¡Ha sido impresionante leer esta crónica hecha con tanto detalle y emoción por dos de los más grandes de Euskadi!!! Mi más sincera enhorabuena a los dos por esta gesta. ¡¡¡Nos vemos en Zegama!!! Yolanda Ugarte.

Mendi lasterketa dijo...

Zorionak Txapel eta Txus!
GHogorrak zarete. Gaizka zure progresioa itzela da! Segi horrela!

Pedro Nicolas dijo...

Enorme Gaizka!
Pedazo crónica. Y sobre todo, enhorabuena!

Un abrazo

Anónimo dijo...

Zorionak!!!!
Además de buenos corredores, excelentes narradores de la batalla. Menuda pareja os habéis juntado!
Estaremos expectantes a las nuevas crónicas de esta temporada, que según va la cosa, te vas a salir! Animo ta eman gogor!!!

Patrice Loco dijo...

Zorionak Txapel y Txus.
Me ha encantado la cronica que habeis escrito a dos voces, y por momentos se me ponia la piel de gallina.....
Sigue asi Gaizka, nos vemos en Leitza.